Ya que la propagación del COVID-19 continúa impactando a muchas familias e individuos, queremos ayudar. Hicimos una compilación de ideas para ayudar a aquellos que buscan medios y estrategias para el alivio emocional.

FORMULARIO.

MANEJANDO LA ANSIEDAD Y EL ESTRÉS


Si estás experimentando altos niveles de ansiedad durante estos tiempos de incertidumbre, es normal. Tu cuerpo te envía información para alertarte cuando siente que hay una amenaza. Debés saber que podés procesar tu ansiedad de manera saludable cuando te mantenés relajado(a) y tomás decisiones racionales sin sentirte abrumado(a). La ansiedad nos puede empujar a cuidarnos, pero mucha ansiedad se puede volver problemática. Abajo encontrarás algunas herramientas que te ayudarán a manejar tu ansiedad y niveles de estrés. También incluimos información de cómo determinar cuándo es momento de pedir ayuda a un(a) consejero(a) o terapeuta.

SEIS CONSEJOS SANOS PARA AYUDARTE A SOBRELLEVAR LA PANDEMIA:


  • 1. Creá una rutina: Despertate y vete a dormir a la misma hora todos los días. Si trabajás desde la casa, establecé una hora para empezar y terminar. Esto puede ayudarte a crear un sentido de normalidad y predictibilidad.
  • 2. Mantenete conectado(a) a otros(as): Utilizá la tecnología para mantenerte conectado(a) a amigos(as), familia y compañeros(as) de trabajo mediante llamadas, textos, correos electrónicos, y video llamadas unos(as) con otros(as). Conectá con personas que van a estar presentes, sean compasivas y buenos(as) oyentes.
  • 3. Mantenete conectado(a) con tu comunidad: Buscá formas de mantenerte conectado(a). Utilizá la tecnología para mirar las charlas de tu iglesia. Apoyá a los negocios locales pidiendo comida o comprando tarjetas de regalo para utilizar después, ayudá a comprar comida para personas necesitadas. Hacé voluntariado para ayudar a escuelas de tu comunidad o fundaciones sin fines de lucro a distribuir comida o cualquier otro esencial a la comunidad.
  • 4. Tené cuidado de tu cuerpo: Hacé cosas que te ayuden a sentirte mejor o a aliviar el estrés. Comé sano, descansá suficiente, practicá estiramientos y ejercicios de respiración y mové tu cuerpo diariamente (haciendo yoga, caminando, bailando).
  • 5. Visitá fuentes confiables de noticias en pequeñas dosis: Mantenete informado(a), pero limitá la cantidad de tiempo que ves noticias a una o dos veces al día, para prevenir sentirte abrumado(a).
  • 6. Limitá los comportamientos adictivos: El distraerte y encontrar formas de alivio de lo que está sucediendo a tu alrededor es normal. Sin embargo, poné atención a cuánto tiempo estás pasando frente a tu televisor o redes sociales. Limitá el consumo de cafeína y alcohol.

¿Cuándo es momento de pedir ayuda?


Frecuentemente somos capaces de navegar los problemas de la vida por nosotros(as) mismos(as) o con la ayuda de nuestra familia y amigos(as). Sin embargo, hay momentos en los que necesitamos ayuda de un(a) especialista o consejero(a). Aquí hay algunos indicadores que te ayuden a identificar cuándo puede ser tiempo de buscar ayuda profesional:

  • 1. La lucha te está evitando funcionar de una forma saludable o está impactando significativamente tu calidad de vida.
  • 2. Es difícil resolver una situación por medio de tus propias formas de afrontar el problema.
  • 3. Tu mecanismo de afrontamiento (por ejemplo, uso elevado de alcohol o drogas) es potencialmente destructivo.
  • 4. Estás abrumado(a) al punto de que las emociones negativas dominan la forma en que te sentís.
  • 5. Te sentís sin esperanza y/o que estás perdiendo el interés en las cosas que antes te generaban felicidad.
  • 6. Los pensamientos negativos previenen que pensés de forma clara y que tomés decisiones saludables.
  • 7. Estás experimentando altos niveles de conflicto social o un deseo de salir del medio social que es difícil de controlar.

Es importante que sepás que pensamientos de auto lesión o el deseo de querer lastimar a otros requiere atención inmediata, incluyendo decirlo a familiares y amigos(as) que te quieren y contactar un servicio de prevención de suicidio. Si creés que estás en peligro inmediato o sos un peligro para los(as) demás, buscá atención médica o llamá al 911.

CONSEJERÍA:


Si decidís hablar con un(a) consejero(a), hemos creado una forma simple para ayudarte. Tenemos varios(as) consejeros(as) y psicólogos(as) disponibles para atenderte de manera virtual. Podés escribirnos por medio de este FORMULARIO.

Para aquellos(as) con condiciones de salud emocional: por favor mantenete al tanto de tus síntomas y continuá en contacto con tu doctor(a) para mantenerte saludable.

Si querés hablar con alguna persona de care sobre tu estado emocional o tenés una solicitud de oración, por favor contactanos por AQUÍ.